Música

Chavela Vargas, la fuerza del volcán

By  |  0 Comments

@jorgewearsPrada

“Cuando yo canto, los que me escuchan sienten. Y lloran por que se dan cuenta de que todavía son capaces de sentir. [...]“ Y sintiendo, llorando de alegría o de tristeza, es la mejor forma de escuchar a la Dama del Poncho Rojo.

No hay cantante que haya significado más que ella para la música, y aún pesa su ausencia. Hoy hace dos años que la gran Chavela Vargas decidió irse para quedarse, trascendió, tal y como había dicho en numerosas ocasiones: “Yo soy una chamana, y los chamanes no morimos, trascendemos.” Y así ha sucedido. La Chamana aún camina entre nosotros y lo hace en cada una de sus canciones, pero también en las lágrimas, en cada pena y amargura. Su voz desgarrada, única e irrepetible, todavía desgarra y cura los corazones rotos pues como dice la canción de Sabina Por el boulevar de los sueños rotos“Las amarguras no son amargas cuando las canta Chavela Vargas.”

La Chamana cantaba al amor y al desamor desde el perdón. Traspasaba el alma con sólo cantar, hacía que uno se encontrara consigo mismo con sólo oír su voz. Chavela supo adueñarse desde muy joven de sentimientos propios y ajenos, y cantarlos al mundo como nunca nadie antes lo había hecho y nadie lo hará: con honestidad, como si cada vez fuera la primera. Escucharla es crear un ambiente mágico, ilusorio y bonito, un viaje a lo más profundo del sentimiento.

La Dama del Poncho Rojo

“¿Adiós? Nunca se dice Adiós, se dice Te amo.”

 

El aspecto frágil de los últimos años escondía una personalidad luchadora y magnética, la fuerza de un volcán en erupción que no dejó de cantar hasta el último momento. Quizás porque era lo que mejor sabía hacer. De Frida Kahlo a Pedro Almodóvar, pasando por Martirio, Buika, Lila Downs y otros muchos artistas, Chavela Vargas dejó su huella allá por donde pasaba. Ni siquiera el alcohol pudo con ella, aunque sí la tuvo apartada del mundo durante demasiado tiempo. Sin embargo, en los años noventa superó la adicción y volvió pisando con esa fuerza y desparpajo que la han caracterizado: “Me he tomado cuarenta y cinco mil litros de tequila y os aseguro que todavía puedo donar mi hígado.”

"Nadie se muere de amor, ni por falta ni por sobra."

“Nadie se muere de amor, ni por falta ni por sobra.”

Dicen que escucharla en directo emocionaba, pues nunca había dos recitales iguales. Todo lo que hacía la Dama del Poncho Rojo era único e irrepetible. Tampoco ensayaba, ni se preparaba para los conciertos (ya fueran en teatros o en plena calle) en los que el público parecía entrar en una catarsis: “Jamás ensayé, jamás preparé nada. Era la espontaneidad. Era entrar en una cosa sagrada, cada canción, y así las iba cantando, a veces conciertos de horas, y no me daba cuenta.” Sin duda alguna, Chavela vibraba sobre el escenario y transmitía su sentir a los allí presentes, a los cuales ponía los pelos de punta. Al fin y al cabo, son este tipo de artistas los que crean magia.

Chavela Vargas no fue una cantante cualquiera. No sólo rompió con los tópicos (vestía como un hombre e incluso llevaba una pistola en el cinto porque decía que “le hacía bonito”), sino que hacía suya cada canción, cada nota. Jugaba con una maestría sin igual con los silencios y los gritos. Convertía cada canción en un poema, en un delicado pero apasionante beso. Sus gestos, sus manos, su mirada delataba una vida vivida de la forma más simple, sin añadidos innecesarios ni artificios, y eso que en una de sus canciones clamaba aquello de “las simples cosas se las lleva el tiempo.”

Hay un gesto suyo que ha traspasado fronteras y corazones. Cuando al cantar extendía los brazos, no sólo te abrazaba, también te hacía tener esperanza a pesar de los males del mundo. Es esa imagen de la Chamana la que debemos mantener en nuestra memoria, la imagen de una mujer que con sólo cantar y abrir los brazos nos quitaba las penas de un plumazo. No queda más que agradecerle todo lo que ha regalado al mundo y, como no podía ser de otra forma, tomar un tequila por Chavela Vargas. ¡A tu salud Chamana!

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>