Cine + TV + Teatro

El ‘ser o no ser’ de Guillaume Gallienne

By  |  0 Comments

@jorgewearsPrada

“Nos llamaba a mis dos hermanos y a mí diciendo: «Niños, Guillaume, ¡a la mesa!». La última vez que hablé con ella colgó diciéndome: «Cuídate, mi niña grande.» Y, bueno, entre estos dos momentos hubo malentendidos.”

Les garçons et Guillaume, à table! es una película fresca, divertida y supone un punto de inflexión en la búsqueda de la identidad personal. Posee los mejores rasgos de la comedia de Billy Wilder y ese humor un tanto neurótico que caracteriza la obra de Woody Allen. Todo ello unido por la maestría narrativa (e interpretativa) de su director, Guillaume Gallienne, quien narra en primera persona su propia historia y, sobre todo, la fascinación casi enfermiza que sintió hacia su madre.

foto-guillaume-gallienne-en-los-chicos-de-guillaume-a-la-mesa-12-247Antes que película, esta comedia fue un monólogo teatral en el que el propio Guillaume Gallienne interpretaba a todos los personajes (en el cine sólo interpreta a su madre y a él mismo); un auténtico ejercicio de psicoanálisis que termina convirtiéndose en un retrato elegante, caricaturesco y vulgar de su vida. Y ya sea sobre un escenario o en la gran pantalla, la cinta tiene al público sonriendo de principio a fin, algo difícil de conseguir.

La complejidad de los personajes y los temas tratados en el film (identidad de género, orientación sexual, familia, amistades…) pueden dar lugar a cierta confusión por parte de los espectadores, quizás la misma confusión que vivió el protagonista durante más de veinte años. Y es que a Guillaume Galliene desde muy pequeño, y simplemente por poseer cierta feminidad, le catalogaron de homosexual. Incluso cuando él mismo no sabía lo que era.

Ésta es la reflexión primordial de la cinta, la cual queda reflejada en su propio título. La distinción que la madre hacía entre Guilleume y sus hermanos provocó una crisis de identidad en el primero que logró superar gracias a la comedia, pues la terapia poco le aportó. En la comedia encontró el medio perfecto para explicarse y conocerse a sí mismo.

La trama combina elementos del pasado y del presente, mezcla realidad y fantasía con gran ingenio y alcanza por momentos la perfección en cuanto al tono, ritmo y tiempo en el que está narrada. El añadido teatral juega un papel importante y acerca la obra al espectador; conecta la sentida pero sensata historia de Guillaume con las personas que ocupan las butacas del cine y, por qué no, pero sería perfectamente normal sentirse identificado con el personaje.

Les garçons et Guillaume, à table! es una muestra de muy buen cine, que se ha visto recompensada con numerosos premios, entre los que destacan cinco Premios César (incluyendo Mejor Película) y dos Premios de la Quincena de Realizadores en el Festival de Cannes. Además, ha logrado el respaldo del público y la crítica, lo que convierten a la película en una apuesta más que segura para disfrutar en el cine. Que la disfruten.

Guillaume_y_los_chicos_a_la_mesa-03

Guillaume Gallienne caracterizado como su propia madre para la película

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>