Cine + TV + Teatro

Sara, el placer es nuestro

By  |  0 Comments

@jorgewearsPrada

“Ya no hay artistas como las de antes, como Sara” dijo en una ocasión Olvido Gara. Y no estaba equivocada. Hoy se cumple un año del fallecimiento de Sara Montiel, un año en el que ha quedado claro que no habrá otra artista española que la iguale.

Hablar de datos biográficos de Sara Montiel o sobre su carrera sería volver a repetir lo mismo de siempre, lo que todos sabemos, o al menos deberíamos saber. Sara Montiel, Sarita o Saritísima: cualquiera de sus nombres sirve para ilustrar todo aquello que esta artista significó en la historia cultural de nuestro país, aunque no es el único en el que dejó marcada su huella.

DFCMito erótico, primera española en conquistar Hollywood, actriz, cantante, estrella en revistas musicales y de variedades… todo en ella tiene importancia, ya sea en conjunto o por separado. Sara Montiel se convirtió, ya en los años cincuenta de una España tabú, en la encarnación de la nueva mujer moderna, rompiendo todos los esquemas de la época. La sensualidad y el atrevimiento de Sarita horrorizó y entusiasmó por igual a una sociedad, incluidas las altas esferas, en la que casi todo era considerado pecado.

Llegó incluso a burlar a la rígida censura franquista, algo impensable si hablásemos de otros artistas. Implantó una nueva forma de interpretar y, sobre todo, de cantar, alejándose por completo de las tesituras de soprano típicas del momento. Sara cantó de una manera muy personal, grave y aterciopelada todo tipo de géneros desde el cuplé (que rescató del olvido) hasta el tango, pasando por la copla. Abrió las puertas a una nueva forma de interpretación que a día de hoy continúa entusiasmando.

Sara Montiel es la personificación de ESTRELLA, así, con mayúsculas. Tanto por sus películas como por sus discos, sus espectáculos musicales y su vida. Sus films dieron luz a un mundo gris, sus canciones persisten en la memoria colectiva y rescató un género (el de las variedades) que en España poca trayectoria había tenido y le otorgó, además, su propio toque personal: esa leve inclinación de cabeza con la que sabía atrapar al público desde el primer momento es algo único e irrepetible. Como la propia Sara Montiel.

sara_montiel_en_blanco_y_negro_6373_800x1200Sara, siempre guapa, guapísima, tuvo una vida igual de extraordinaria. Fue valiente, mucho, por los tiempos que vivió, y nunca dejó llevarse por las modas del momento. Le daba igual si esto o lo otro estaba considerado políticamente incorrecto. Vivió como quiso, para ello se dejó la piel trabajando y logrando un estatus social equiparable al de las grandes estrellas de Hollywood. A fin de cuentas, allí también había triunfado.

Todos -hasta las más jóvenes generaciones- hemos visto algunas de sus películas en televisión, en el programa Cine de barrio para ser más exactos, con el carismático José Manuel Parada y su inseparable pianista. Incluso nos sabemos sus canciones, pues es difícil no sentir fascinación por ella. A Sara Montiel hay que valorarla como artista, como estrella, pero también como persona. De ella podemos quedarnos con su valentía y sus ganas de vivir, su belleza y debemos darle las gracias por haber abierto las puertas de la modernidad.

A mi mente viene una palabra que definió perfectamente a la manchega, y que ella misma pronunciaba en el recordado anuncio para el canal de televisión MTV. Y es que Sara Montiel, Sarita o Saritísima ha sido, es y siempre será marvellous.

El-Festival-de-Cine-de-Bogotá-comienza-con-homenaje-póstumo-a-Sara-Montiel

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>