Cine + TV + Teatro

La provocadora ‘bellezza’ de Sorrentino

By  |  0 Comments

@jorgewearsPrada

Roma, verano. Un turista japonés fotografía incansablemente la ciudad eterna. Pero de repente se desmaya. Podemos pensar que es a causa del calor, que las largas visitas turísticas dejan a cualquiera sin fuerzas. Nada de eso. Nuestro turista japonés se desvanece al contemplar tanta belleza.

Pero, ¿qué es la belleza? Quizás sea esta la cuestión que uno debe plantearse tras ver La grande bellezza, último trabajo del actual enfant terrible del cine italiano, Paolo Sorrentino, con el cual está cosechando multitud de premios. Y bien merecidos, por cierto.

La grande bellezza es una película de contrastes. La belleza de Roma, de sus ruinas y monumentos, de esas vistas que provocan el desmayo a cualquiera, choca inevitablemente con unos personajes que, aunque muy bien construidos, no representan otra cosa que la decadencia de una sociedad en parte marchita, en la cual políticos, mafiosos, aristócratas y clero conviven bajo el mismo techo de cinismo del que probablemente ya no puedan escapar.

Y eso es precisamente lo que el protagonista del film, Jep Gambardella (Toni Servillo), se plantea a raíz de una triste noticia. Desencantado con su propia vida, Jep (un periodista algo impertinente que escribió un libro en una juventud ya lejana) nos lleva de paseo por la noche romana buscando respuestas a las muchas preguntas que le rondan por la cabeza. Pero sobre todo, nos abrirá su alma al mostrar que sigue aferrado a un antiguo amor del pasado, el cual parece llevar tatuado en su propia piel.

lagrandebellezza

Mentiría al decir que Jep consigue su propósito, al igual que sería falso afirmar que no lo hace. Como espectadores de su historia observamos un cambio en él, el anhelo de volver a escribir, pero no sabemos si a costa de abandonar su actual estilo de vida, en el que las fiestas en su ático con vistas al Coliseo al ritmo de Raffaella Carrá parecen ser el eje sobre el que todo su mundo gira.

La cinta nos muestra (mejor en V.O. que doblada) una Roma muy hermosa tras la que se esconden unos personajes decadentes con existencias llenas de melancolía y sufrimiento. La grande bellezza es un viaje en el que la frustración por los sueños rotos, las oportunidades desaprovechadas y la dolorosa realidad de la vida nos guían a través de la ciudad eterna.

Creo no equivocarme al afirmar que el film es una obra maestra, una de esas que de vez en cuando el cine tiene la consideración de regalarnos. Y quién sabe, pero tiene todas las papeletas para convertirse en una película de culto.

La_gran_belleza-366210175-large

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>