Entrevistas

Pastora Soler: “Eurovisión es lo más grande que he hecho hasta el momento”

By  |  0 Comments

@IsaacUE

Esta es la entrevista que no será entrevista, sino que será una charla entre amigos donde la sinceridad, la complicidad y el buen ambiente van impregnados en todas y cada una de las respuestas.

Cuando uno está junto a Pastora, junto a Pilar, la magia inunda la habitación donde se encuentra. Ella es estado puro, ella es de esas personas -valga la paradoja- que te invita y te dice: “quédate conmigo”.

Con diecisiete años de experiencia a sus espaldas, su nuevo álbum, el undécimo de su carrera profesional, trata de construir toda su trayectoria musical en los once temas que han trabajado con mucho mimo entre el estudio de grabación de Madrid y el de Estocolmo.

Hoy hablamos, desde los inicios hasta el presente, para conocer un poquito más a Pastora Soler.

Pilar Sánchez, una pequeña niña sevillana de Coria del Río que con 3 años ya cantaba todo lo que podía y que con 8 comienza a tomar clases de canto. ¿Cómo recuerdas esos primeros compases del sonido de la música en tu voz?

Mis recuerdos son desde que empecé a hablar  porque ahí fue donde empecé a cantar. Me llamaban mucho la atención las coplas que escuchaban mis padres en casa y mi forma de jugar siempre era intentado emular a las grandes, y eso lo fui desarrollando a medida que pasaban los años.

Mis padres creían que era simplemente que a la niña le gustaba ponerse a cantar pero la música cada vez se hizo más fuerte en mí y mi amor por cantar lo pudo todo.

Obviamente, desde pequeña sabías que serías cantante y que esto sería tu vida pero de no habernos regalado tu voz, ¿qué hubiera sido Pilar Sánchez?

La verdad que no lo sé porque incluso cuando empecé a estudiar una carrera, Historia del Arte, la música empezó a ser mucho más vocacional e importante y, por tanto, mi prioridad. Obviamente lo dejé, aunque si tuviera que escoger ahora probablemente hubiera sido periodista que es quizá un mundo que conozco y me gusta, pero no lo sé.

Pastora Soler

Seguro que recuerdas de una manera especial los inicios. En 1986 sale a la luz tu primer trabajo, Gracias Madre, el único editado con tu verdadero nombre. ¿Cómo fue ese primer momento? Y por qué, aquella Pilar cambia su nombre por el de Pastora Soler.

Este disco lo grabé con tan solo ocho añitos y a mis padres les daba mucho miedo que con esa edad grabase un disco, pero llegó la oportunidad de un productor que había escuchado lo que yo hacía en Sevilla y propuso hacer un disco de sevillanas dedicadas a las madres que no requería ni de promoción ni de entrar en el mundillo de la industria musical todavía, por lo que mis padres pensaron que era algo bonito y un regalo.

El cambio de nombre llegó unos años más tarde, con catorce años, donde mi descubridor, el productor Luis Sanz, al proponerme un lanzamiento artístico verdadero y fichar por una multinacional , buscaron un nombre que tuviera más fuerza que Pili Sánchez, y escogieron Pastora Soler.

A lo largo de todos estos años me he ido acostumbrando, yo no tuve ni voz ni vota para elegirlo, pero estoy feliz de que se me reconozca así y lo siento mío, además,  me gusta porque yo soy Pilar, Pili, para mi familia y amigos en la vida cotidiana y normal y, después, Pastora es la que se sube al escenario y canta.

En 1995 sale a la venta tu primer álbum, Nuestras coplas. Después cambias de registro y en 1996 nos regalas El mundo que soñé. ¿Cómo era aquella primera Pastora? ¿Qué hay aún hoy de ella en ti?

Mi primer disco era completamente copla clásica, lo que yo había hecho toda la vida y hasta el momento pero en el segundo disco yo ya sabía que no quería quedarme sólo con la copla. Es el momento en el que empieza esa búsqueda de mi personalidad como artista y lo que quería hacer, algo que me ha costado muchísimas años, es difícil encontrarse artísticamente.

A día de hoy, todavía queda en mí mucho de esa Pastora, sobre todo, en el seguir soñando y seguir teniendo esa ilusión de esa niña que empezaba con el primer disco y que afortunadamente sigue teniendo ilusión, nuevas metas y la magia de aquella niña que empezaba.

Tu despegue profesional llega con tu tercer trabajo, Fuente de luna y la canción Dámelo ya con la que consigues ser número uno en España y, durante ocho semanas, número uno en Turquía. ¿Qué cara se te queda cuando te enteras de la aventura turca? ¿Cómo viviste tu despegue profesional y éxito de aquel momento?

¡La verdad que fue una gran sorpresa! Sin saber porqué, ni cómo había llegado hasta Turquía, un país tan distinto al nuestro, tan lejano, con una cultura que difiere tanto de la española y sin promoción alguna, estaba número uno en radios.

Gracias a ello hicimos un viaje promocional y un concierto, y la verdad que guardo muy buenos recuerdos y aún me sorprendo hoy recordándolo. Fue un punto de arranque muy especial para mí.

En 2001 llega Corazón congelado y un año después Deseo, último trabajo que desarrollas con tu primera discográfica. Ambos discos tienen grandes canciones que aún hoy en día el público recuerda y tararea, ¿qué sentimiento llega al artista cuando diez o quince años después alguien sigue reconociendo los trabajos de hace tanto tiempo?

Es algo que es muy bonito. Saber que la gente que ha seguido mi carrera muy de cerca desde hace más de quince años todavía quiera escuchar esos temas que forman parte de mi vida pero también de la suya, es algo que, de verdad, hoy en día influye mucho en mí. Sin ir más lejos, ahora mismo, pensando en los temas de la nueva gira, me planteo de qué temas uno puede prescindir u obligatoriamente deben estar pese a haber salido hace muchos años. Es una lucha bonita para el artista porque en todos estos años, en los que yo he estado en la búsqueda de mi estilo y probando canciones, todavía la gente recuerde mis distintas etapas.

Pastora Soler

En 2005 y 2006 sale a la venta Pastora Soler un disco homónimo del que también sale un recopilatorio de grandes éxitos y otro de duetos. Una etapa de aprendizaje que finaliza en 2007 con el lanzamiento de Toda mi verdad en la que varios de los temas son de tu propia autoría. ¿Cómo recuerdas tu primera composición?

La primera vez fui, en realidad, empujada ya que mucha gente me animó a hacerlo. Yo sí que escribía y ya tenía muchas cosas escritas pero siempre me había dado mucha vergüenza enseñarlo y mostrarlo porque al no ser compositora todas mis letras eran muy íntimas, unos sentimientos muy míos y me daba mucho pudor.

Finalmente, un día me vino la inspiración y la valentía y a una de esas letras le puse música y resultó Toda mi verdad que es una de las canciones que siempre canto, que mis fans y seguidores siempre me piden y que es muy especial por ser un sentimiento personal mío que al final la gente ha hecho suyo.

También te digo que cada canción que canto, aunque no la haya hecho yo, la siento como mía, como si fueran mis sentimientos e indistintamente interpreto tanto las propias como las que no lo son, pero que sí siento mías.

Llegamos a un año especial, el 2009 viene con un disco bajo el brazo y una boda. Bendita locura es tu octavo trabajo discográfico en el que encontramos una de las canciones que ha marcado tu vida profesional, La mala costumbre. ¿Tenemos la mala costumbre de decir las cosas… cómo? ¿Cómo os conocisteis Francis y tú, hay alguna romántica historia o curiosidad detrás?

Tenemos la mala costumbre, a veces, ni de decir las cosas. De callar, de no decir lo que sentimos. Precisamente esta canción para mí es de las más importantes ya que la gente la hace suya. Incluso me han llegado a decir que ha cambiado vidas. Son historias superbonitas de reconciliaciones entre padres e hijos, hermanos, matrimonios…

Expresarse muchas veces es difícil. Tenemos esa vergüenza de decir un “te quiero” a un amigo o alguien importante y con canciones como La mala costumbre conseguimos darnos cuenta de muchas cosas que hacen que nuestra vida cambie.

Sobre Francis, lo más curioso es que él era mi coreógrafo y bailarín durante muchísimos años. Una relación de amistad de mucho tiempo, la base más solida de nuestra relación que nos lleva a compartir muchas cosas de esta profesión, disciplina y valores muy esenciales como el amor a la familia, el amor a la tierra, siendo él de Málaga y yo de Sevilla… Venirnos juntos a Madrid hizo que tuviéramos mucho en común y lo más curioso fue el pasar de ser amigos a algo más, al amor.

PastoraOlestArtsEn 2010 es el momento de celebrar tus quince años de profesión y lo haces con el lanzamiento del Cd+DVD de tu nuevo trabajo, 15 años. Momento muy importante en el que los premios y reconocimientos comienzan a llegar a Pastora y que hacen que lo empalmes con tu siguiente producción, Una mujer como yo. ¿Cuál es el mejor de los premios o el que más ilusión te ha hecho recibir? ¿Cómo se siente uno en el momento de estar nominado junto a otros grandes artistas y el nombre que suena es el tuyo y has de levantarte y salir a recoger el galardón?

La verdad, todos los premios recibidos son especiales y más en ese momento que tras muchos años de trabajo te empiezan a reconocer de verdad y te animan dándote una palmadita en las espalda pero quizá, el Premio de la Música a Toda mi verdad, recibido totalmente por sorpresa en una gala a la que yo fui como nominada pero sin ninguna aspiración a más. Sólo por el simple hecho de estar nominada, y recibirlo allí en directo sabiendo que es otorgado por parte de la profesión, que quizá seamos más críticos y exigentes siempre, para mí fue uno de los momentos más bonitos de mi vida.

Los momentos al escuchar tu nombre… La emoción, todo parecía como si sucediese a cámara lenta y con un poco de incredulidad, ¡no puede ser, soy yo! Es un momento superespecial, que de verdad, aunque suene típico, no sabes qué decir y sólo te sale dar gracias y gracias a mucha gente.

Y llega Eurovisión. El año 2012 marca un antes y un después en tu vida personal y profesional. Pastora Soler consigue devolver la ilusión, la alegría y la esperanza a todo el país que registra unos datos de audiencia increíbles durante su actuación y en las votaciones donde consigues la décima posición y un espectacular quinto puesto en las votaciones del jurado. ¿Cómo viviste todo el proceso hasta llegar a Bakú (Azerbaiyán)? ¿Qué fue lo primero que pensaste al salir al escenario a cantar y lo primero al salir tras actuar? 

El proceso tuvo varias etapas y quizá, al principio, al yo no estar muy vinculada con el mundo eurovisivo no sabes dónde te metes. Tras recibir la llamada de RTVE y pensar si aceptaba la propuesta o no, me tiro a la piscina y me mentalizo de que he de hacerlo lo mejor posible y dejarme el alma, que fue lo que yo hice durante los seis meses de preparación para llegar al día final.

También fue importante el proceso de elección de la canción, ir a Eurovisión es ir a un festival de canciones y esa búsqueda por encontrar un tema en el que uno crea y pueda defender y mostrar un tipo de expresión y calidad vocal como artista, unido a la puesta en escena, el vestuario y todo lo que hay detrás es algo importantísimo y primordial para quien quiera ir por nuestro país a Eurovisión. No sólo te defiendes a ti como artista, estás defendiendo a un país entero y muchos ojos puestos en ti que te exigen una responsabilidad. Para mi Eurovisión es lo más grande que he hecho hasta el momento.

Quien disfruta en Eurovisión, como yo hice, es porque ha trabajado mucho para llegar a ese momento final. Yo, durante esos tres minutos de actuación, disfruté y sentí lo que estaba haciendo. Me emocioné muchísimo. Cuando salí al escenario fue un momento de concentración en los que te ponen en una cola donde te van sonorizando y preparando para salir. En cada momento estás acompañada por los técnicos, los coristas y el jefe de la delegación pero justo el momento de salir a escena estás sola, te dan un poquito de agua y te colocas en la marca para comenzar. Es algo que no sabría describir, es una emoción en la que piensas: disfrútalo, vas a cantar como cuando eras niña y este momento lo recordarás toda la vida.

Una vez empezó la música disfruté, saboreé lo que cantaba, incluso miré a la grada y al público, y al ver la cámara pensaba en la gente que estaba al otro lado viéndome desde España, desde todo el mundo… ¡Es increíble, de verdad! Y ya cuando terminó el tema es el buen sabor de haber hecho algo bien y de corazón. Una vez más pensé en España y en lo agradecida que estaba a todo el público. Mientras atravesaba la pasarela que te llevaba del escenario a la Greenroom me sentí como una diosa, con un subidón que siempre será especial para mí.

Has demostrado al resto de artistas profesionales que Eurovisión no es una pachanga y algo de frikis, sino de verdaderos artistas y que, luchando y llevando una buena canción se pueden abrir muchísimas puertas. ¿A quién aconsejarías ir al certamen? ¿Volverá Pastora Soler al Festival de Eurovisión?

Sí, la verdad que mi experiencia ha sido 100% positiva. En tantos años que Eurovisión lleva celebrándose ha podido haber mejor y peor calidad pero creo que en las últimas ediciones el certamen se ha convertido en uno de los mayores escaparates para la música europea y mundial. Trabajas con grandes profesionales y con los mejores avances técnicos y tecnológicos. Ir a Eurovisión es un regalo para un artista, y yo animo a que mis compañeros se animen y vayan, eso sí, con una búsqueda de la canción perfecta para ellos. Tienes que ir con algo en lo que tú crees con los ojos cerrados y no pensar en las puntuaciones finales, sólo creer en ti y en hacerlo lo mejor posible, es la única manera de salir bien parado en Eurovisión quedes en el puesto que quedes.

Sobre volver… Yo ya he aprendido que no se puede decir “no” a nada. Por el momento es muy reciente y todavía sigo saboreando mi paso por Eurovisión. Ahora no entra en mis planes pero para nada descarto la posibilidad de volver a intentarlo.

Quédate conmigo te presenta a Tony Sánchez-Ohlsson, productor de tu último trabajo Conóceme que salió a la venta el pasado 10 de septiembre y que ha sido la mejor posición en ventas de toda tu carrera. El primer single, Te despertaré ha sido número 1 en iTunes varias semanas y su videoclip tiene más de 585.000 visitas en YouTube… ¿Abrumada? ¿Sorprendida? ¿Feliz? ¿Qué es Tony para ti?

¡Estoy Feliz! Estoy feliz porque es un trabajo muy bien pensado y en tantos años de carrera ha llegado el momento de seguridad y de madurez. Además, el rodearte de un equipo que te ayuda a sentir así es lo mejor. Para mí Tony ha sido uno de los grandes descubrimientos porque él a su vez me ha descubierto a mí y me ha hecho conocerme un poco más en todo, artísticamente, vocalmente y me ha hecho ese disco que yo siempre soñaba tener. Y hecho a mi medida, con canciones para muchos momentos y hechas con mucho tiempo y mimo. Es un crecimiento artístico que ves recompensado cuando la gente responde positivamente.

Pastora Olestarts 3

Tony es el creador de mis sueños hechos realidad en este disco porque sino hubiera llegado Quédate conmigo mi paso por Eurovisión y mi carrera posterior no hubieran sido igual. Yo tenía una idea, como artista, de la canción que quería y cuando llegó a mis manos sabía que era el tema con el que tenía que ir. Toda mi experiencia eurovisiva está marcada por esta canción que era un riesgo y un reto, ya que es un tema muy difícil, pero que me descubre capaz de hacer muchas cosas con mi voz y que tiene un registro vocal que hemos potenciado en este disco y que me ha hecho conocerme más como artista. Tener a una persona al lado con tanto talento, que sabe tanto de música y que te aconseja de verdad, con sinceridad, sin quedarse sólo con lo bonito, también hay que hacer críticas constructivas para perfeccionar las cosas… Tony es todo eso y además es amigo, y eso es muy importante.

De los once temas del disco, con sinceridad, todos vemos que son once singles en potencia y que el disco es redondo y perfecto. Conóceme es Pastora Soler en estado puro. ¿Qué más nos va a ofrecer esta nueva etapa? ¿Cuál es tu canción favorita del disco?

Escoger una es muy difícil para mí porque cada una de estas canciones tienen su momento y su tiempo de dedicación. Lo que me pasa con este disco no me había pasado antes nunca, yo, como cuando terminas un disco acabas tan cansado de escucharlo y de trabajar en ello rara es la vez que uno pone el CD y lo escucha, pero con Conóceme no me sucede, lo pongo y lo escucho como si fuera de cualquier otro artista, es un disco que disfruto.

Las canciones, pues según el día y como me encuentre. No negaré que es muy especial Espérame, es una canción de esas que sueñas poder cantar algún día, como Quédate conmigo, pero después también está Vive con un mensaje para los momentos y circunstancias que nos han tocado vivir ahora, en lo que todo es tan difícil y que con esta canción consigues una inyección de vitalidad y de no rendirse. Cada una es especial y por eso están ahí y son las elegidas.

Para terminar, algo más íntimo y personal. 

Un color… El azul.

Un sentimiento… El amor.

Una palabra… Vida.

Un lugar… Sevilla.

Una bebida… Un buen vino de nuestra tierra.

Una canción… I surrender, de Celine Dion.

Un programa de televisión… La Voz.

Una película… Naúfrago.

Y un sueño… Vivir.

Más información: www.pastorasoler.es - Facebook Oficial@PastoraSoler

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>